ANNO XIII  Gennaio 2019.  Direttore Umberto Calabrese

Sabato, 17 Novembre 2018 17:05

El espíritu de Raúl Ruiz en Mar del Plata

Written by 
Rate this item
(0 votes)
Fotograma de 'Le cahier noir', de Valeria Sarmiento (foto: Gentileza: Festival de Cine de Mar del Plata) Fotograma de 'Le cahier noir', de Valeria Sarmiento (foto: Gentileza: Festival de Cine de Mar del Plata)

La realizadora chilena Valeria Sarmiento retoma en el filme de época "Le cahier noir" (El cuaderno negro), un proyecto de su esposo, el fallecido Raúl Ruiz, y le otorga una impronta netamente feminista y actual.


"Cuando uno hace una película sobre una mujer y quiere mucho a ese personaje, eso es tan importante como hacer un panfleto femenino", sostuvo Sarmiento en diálogo con ANSA, cuyo filme se exhibe en el Festival de Mar del Plata. El guión, escrito por el portugués Carlos Saboga, iba a ser dirigido por el director de "Misterios de Lisboa" (2010), fallecido en 2011. Su esposa lo halló por casualidad mientras ordenaba sus papeles en su departamento de París.
Se trata de la adaptación de la novela "El libro negro del Padre Denis", del escritor portugués Camilo Castelo Branco (Misterios de Lisboa), un melodrama histórico ambientado en el revuelo previo a la Revolución Francesa y el ascenso de Napoleón Bonaparte. En un pequeño libro negro, precisamente, consta el secreto de la historia de Sebastián, un huérfano a quien una joven nodriza, Laura (Lou de Laáge), cuida casi desde que nació. Se siente muy ligada a él, tal vez porque también ella desconoce sus orígenes. Cuando el tutor del pequeño fallece, es confiado al marqués de Lusault (Niels Schneider), quien también acepta llevar consigo a la joven a París.
La muerte del tutor, envenenado, encierra un misterio y genera más intrigas. De algún modo involucran a Laura y al niño, perseguidos sigilosamente en su periplo por Europa en los convulsos tiempos revolucionarios, por un misterioso cardenal (Stanislas Merhar) y su asistente. "Encontré unas 40 páginas, las leí y me fascinaron porque incluía muchas historias. Hablé con el productor, contactamos al guionista, Saboga, y le preguntamos si quería trabajar por completo el guión. Aceptó, claro", recordó la realizadora. La cinta será una herencia de Ruiz pero tiene la impronta de Sarmiento: se concentra en las historias, en el tratamiento visual y en el personaje de Laura, que lleva el peso del relato.
"Saboga pensaba que si la película la hubiese dirigido Raúl se hubiese interesado más por el personaje del cardenal, sin duda inquietante, enigmático, repleto de matices misteriosos. Pero a mí me interesó más el de la mujer maltratada, seducida, en una época en que las mujeres no tenían voz. Lo que hago es darle voz, tres siglos después", sostuvo. El resultado es un discurso femenino y feminista, con buenas dosis de melodrama en el que no faltan intrigas políticas y pasiones y con un tratamiento visual que sumerge en un mundo anacrónico. "Eliminé el color azul, primario, para reproducir el efecto del fotocolor -el technicolor español antiguo-: así se ingresa más fácilmente en un mundo de fantasía. Y como esta película tiene varios cuentos, es ideal", explicó. Sarmiento siempre ha trabajado sus relatos a través del tratamiento del color. En su primer largometraje "Mi boda contigo" (1984), trató de reproducir el technicolor antiguo estadounidense y cuando rodó en Cuba "Rosa La China" (2002) le dio a cada personaje el color de un dios de la santería local. La directora de "Amelia López O'Neill" (1999), quien comenzó su carrera como montajista, tuvo que abrirse paso como cineasta a puro empeño, en un ámbito abiertamente machista contra el que ha luchado toda su vida. Su pelea está plasmada en documentales y series, como "El hombre cuando es hombre" (1981), sobre el machismo latinoamericano. "Recuerdo que presenté el proyecto a la televisión alemana y lo rechazaron. Recién la tercera vez fue aceptado. Pensaban que quería dedicarme al cine solo porque era la esposa de Raúl pero que si había seguido insistiendo, había algún asidero en mis intenciones... Me ayudaron mucho mi obsesión y mi persistencia", afirmó.
Si bien las cosas han cambiado un poco para las mujeres en el mundo del cine y en las profesiones en general, considera que "todavía queda mucho por hacer".
"En los festivales europeos, por ejemplo, la mayoría de los programadores siguen siendo hombres. Y en América Latina, tenemos para elegir: países machistas o misóginos. Por suerte -concluyó-, ahora estoy un poco vieja y me puedo burlar de muchas cosas". (ANSA).

Read 111 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Le Vignette di Paolo Piccione

…questo non è amore 2018”… e Pinocchio

 

Utenti Online

Abbiamo 1368 visitatori e nessun utente online

 

Agorà Magazine aderisce all'appello #iostoconvanessa