ANNO XIII  Agosto 2019.  Direttore Umberto Calabrese

Lunedì, 31 Dicembre 2018 18:50

Se necesita un estadista de verdad

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Para resolver la crisis económica, política y social que vive Venezuela, es necesario que un verdadero estadista que asuma las riendas del país, para que cuando tenga que tomar decisiones de envergadura para enderezar el rumbo del país, lo haga sin tener que voltear para los lados para ver quien lo está mirando, que tenga guáramo para decir a los venezolanos sin titubeo porque toma las decisiones por muy dolorosas que sean, que demuestre ser un líder y no un vulgar populista que está midiendo los costos y alcances políticos para sacarles provecho a favor de grupúsculos ni personales. Que durante este tiempo haya mantenido el mismo discurso sin haberlo cambiado por conveniencia.

Es necesario que sea un líder que tome decisiones para resolver la crisis de la inseguridad con miras a frenar de una vez y para siempre la matazón de tanta gente inocente. Un líder con credibilidad para estimular la producción nacional que permita terminar con la escasez que tanto daño ha hecho a nuestra economía. Un líder que devuelva la autonomía al Banco Central para que deje imprimir dinero inorgánico que sirve como combustible para la inflación y la liquidación de los salarios y su poder adquisitivo. En fin, que sea un presidente de verdad, y que no culpe a los demás de lo que pasa sin asumir sus propias responsabilidades.

Debe ser un líder y un verdadero estadista que no esté pensando en las próximas elecciones sino en las próximas generaciones para tomar las decisiones, que no le haya temblado el pulso y mucho menos las piernas para decir las verdades a los del régimen responsables de la catástrofe sin que le haya importado las consecuencias de persecución, prisión y exilios a que haya sido sometido. Que nunca haya bajado el tono de su voz o cambiado el discurso por conveniencia o por miedo a las consecuencias para denunciar las injusticias contra el pueblo venezolano. En fin, que tome decisiones sin mirar los costos políticos.

Un líder que no utilice los medios de comunicación social para encadenarlos y tratar imponer sus propagandas como “verdades” atropellando de esa forma el derecho que tienen los ciudadanos a ver y escuchar la programación que les de la gana, y no la que los asesores del gobernante quieran que vea y escuche. Un líder con piel de caimán que crea en una verdadera libertad de expresión para aguantar los chaparrones de denuncias y críticas que pueda recibir por parte de los medios cuando reseñen los problemas de los sectores populares o las irregularidades que puedan presentarse en los despachos del gobierno.

Un líder que tenga voluntad no solo para convocar sino capacidad de armar un gobierno de transición y UNIDAD nacional que no sea confundido con la repartición de cuotas en cargos burocráticos a los partidos políticos, sino que sea la entrega de responsabilidades a profesionales y técnicos comprometidos con un proyecto de gestión para sacar al país de la crisis donde lo ha hundido la peste roja. Profesionales y técnicos que sean designados no por amiguismo ni por lealtad a parcialidad política alguna o por vestir la franela del color de un determinado partido político. Es una franela que debe ser amarillo, azul y roja.

Pero para que eso se produzca es necesario que los llamados dirigentes de la oposición venezolana en un consenso histórico entiendan que lo mas importante para mas del 90% de los venezolanos es que maduro se vaya del poder, donde la Asamblea Nacional que elegimos el 6 de diciembre de 2015 juegue un papel fundamental en esa transición. Luego cuando ya estén dadas las condiciones políticas y electorales para participar en un proceso que elegiría al sustituto del gobierno de transición y UNIDAD Nacional, armar y desarrollar todos los proyectos personales y partidistas que crean convenientes porque para eso es la democracia. Pero primero debe ser lo primero.

Y cuando eso ocurra, sin ninguna duda la situación comenzará a mejorar progresivamente, no será fácil ni rápido, pero se realizará, especialmente para nuestros hijos y nuestros nietos a quienes estamos obligados a entregar país mejor que el que recibimos de nuestros padres y nuestros abuelos. Las inversiones y capitales que Nicolás Maduro no puede conseguir por su ilegitimidad de origen y desempeño frente a la Comunidad Internacional, al ver que hay un cambio de sistema y mucha voluntad para corregir las cosas, vendrán solos, sin que nadie los vaya a buscar, porque nuestro país lo que tiene de sobra es fortaleza a todos los niveles, especialmente en su reserva de recursos humanos.

Gerónimo Figueroa Figuera CNP: 569 @lodicetodo

Read 259 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Le Vignette di Paolo Piccione

…questo non è amore 2018”… e Pinocchio

 

Utenti Online

Abbiamo 1275 visitatori e nessun utente online

 

Agorà Magazine aderisce all'appello #iostoconvanessa