ANNO XIII  Luglio 2019.  Direttore Umberto Calabrese

Martedì, 08 Gennaio 2019 17:51

Los colores prehistóricos del Parque Patagonia

Written by 
Rate this item
(0 votes)

El circuito binacional Parque Patagonia, una vasta área natural que se extiende sobre lagos, ríos, cañadones y cuevas con pinturas rupestres abarcando los parques nacionales Patagonia de Chile y la Argentina, está en proceso de crecimiento gracias a la apertura de nuevos accesos y la futura donación de tierras que ampliarán su nivel de protección.


El proyecto, que abarca reservas provinciales o aún privadas pero destinadas a integrar los parques nacionales, "se concretó con la designación de una superficie en la meseta del lago Buenos Aires (el segundo más grande de Sudamérica, llamado Carreras del lado chileno) como Parque Nacional Patagonia", explicó a ANSA Guido Vittone, coordinador de RRII de la Fundación Flora y Fauna, que promueve la ampliación del área protegida.
El Parque Nacional Patagonia argentino -dijo el intendente del área, Pablo Agnone- se creó en 2015 a instancias de la ONG Aves Argentinas, con el fin expreso de proteger una pequeña ave endémica zambullidora, el macá tobiano, que anida en las mesetas de altura de esta parte de la provincia argentina de Santa Cruz, y del que quedan pocos ejemplares.
Desde entonces -agregó Vittone- "estamos trabajando por su expansión a través de la donación en el corto plazo de propiedades que compró la Fundación Flora y Fauna a antiguos propietarios de explotaciones ganaderas de la zona". El objetivo -subraya- es "ampliar una gran área protegida que funcione como un motor de desarrollo en esta región".
El Parque Patagonia se encuentra en el paralelo 47 de latitud sur, muy cerca de la cordillera, en el lugar donde surge "una de las mesetas más grandes y altas de Patagonia, de características muy especiales -detalla Vittone- por su altura sobre el nivel del mar y por su ubicación, que tiene que ver con la presencia de endemismos" como el macá tobiano.
El circuito binacional contará con ocho portales de acceso, cuatro en cada país: Jeinimeni, Tamango, Valle Chacabuco, Casa de Piedra (Chile); y del lado argentino Roballos, Meseta, La Ascensión (ya operativo) y Cañadón Pinturas, que se inaugura este mes y da acceso a uno de los principales atractivos de la región: la Cueva de las Manos.
Cada uno de los portales da acceso a distintos senderos y actividades para diferentes tipos de turistas, y además están sujetos a diferentes condiciones climáticas, ya que en algunas de las zonas la nieve puede complicar el tránsito invernal.
Entre estas caminatas y senderos -que abarcan desde la espectacular Tierra de Colores, un cañadón de increíbles matices rojos y amarillos, hasta el río Caracoles, una serpenteante formación de sal, el cerro La Calle, dividido por una suerte de vía natural en medio de las paredes de piedra, o el mirador del cerro Guanaca- se destaca la Cueva de las Manos por su testimonio de los primeros pobladores de la región.
"Estamos sobre la cuenca del río Pinturas, el sitio arqueológico más importante de la Patagonia", explica Antonella, la guía del sitio, a los grupos que llegan para visitar estos aleros donde seres humanos que vivieron hace unos diez mil años dejaron impresas sus manos, en negativo y en diferentes colores, así como escenas de su vida cotidiana.
"Estos pueblos no sobrevivieron al paso del tiempo, no sabemos ni su nombre ni su lenguaje, aunque se los conoce como pretehuelches", detalla la guía, observando que hay 829 manos impresas en total en el alero y la cueva, que tiene diez metros de alto por 15 de ancho y 24 de profundidad.
Las antiguas paredes representan también una dinámica escena de cacería donde se puede reconocer el actual paisaje del cañadón, los mastuestos -lagartos comunes de la zona-, la misteriosa figura del "gualicho" y las "bolapampas" con que se cazaba el guanaco.
Pero en el proyecto del Parque Patagonia hay un componente fundamental, que es el trabajo con las comunidades vecinas al parque, para lograr el desarrollo tanto del área como de los servicios y el entorno de los residentes.
Fabián Bezunartea, coordinador de Desarrollo Local del Parque Patagonia para Flora y Fauna, explica que por eso se trabaja "con prestadores de servicios turísticos, con emprendedores locales muy pequeños y grandes agencias, vinculando los corredores turísticos, las oportunidades de negocio, la concepción del producto de servicio".
"Brindamos visibilidad y asesoramiento en el trabajo comunitario, vinculándolo a los reglamentos que tiene Parques Nacionales, porque las tierras están en proceso de donación y luego los servicios y la gente deben estar en regla con los estándares que pide la Administración de Parques Nacionales", dijo Bezunartea a ANSA. "La concepción del parque como era antaño, de área estricta, protegida, tiene asidero en cuanto a la preservación se refiere.
Pero dentro de las comunidades donde el parque existe, creemos que ese mismo parque genera un motor de economía", agregó. "Es la misma comunidad la que al sentirse incluida y tener un rédito económico trabaja para que esto permanezca y se cuide.
Son los locales quienes lo cuidan como suyo, como patrimonio, y velan para que se mantenga en el futuro", concluyó. (ANSA).
  

Read 200 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Le Vignette di Paolo Piccione

…questo non è amore 2018”… e Pinocchio

 

Utenti Online

Abbiamo 1153 visitatori e nessun utente online

 

Agorà Magazine aderisce all'appello #iostoconvanessa