ANNO XVIII Febbraio 2024.  Direttore Umberto Calabrese

Martedì, 04 Giugno 2019 21:43

Discurso del S.E. Silvio Mignano en ocasión de la celebración del Día de la República Italiana

Written by 
Rate this item
(0 votes)
Silvio Mignano Embajador de Italia Silvio Mignano Embajador de Italia

Recibimos y publicamos el discurso de S.E. El Dr. Silvio Mignano, Embajador de Italia en Venezuela con motivo del 73 aniversario de la República Italiana, durante la Fiesta de Italia en su Residencia el 31 de mayo 2019.

Excelentísimos Señores Embajadores y miembros del cuerpo diplomático y consular y de los organismos internacionales acreditados en Venezuela,

Honorables Diputados de la Asamblea Nacional,

Otras autoridades venezolanas,

Queridos Inspectora y Vice Inspector General del Ministerio de Relaciones Exteriores y para la Cooperación Internacional de la República Italiana Ministros Plenipotenciarios Natalia Quintavalle y Agostino Palese,

Queridos Monseñores Raúl Biord, Obispo de la Guaira, Trino Fernández y Enrique Parravano, Obispos auxiliares de Caracas, querido Padre Miguel Pan, director de la Misión católica italiana de Caracas,

Queridos colegas y personal de la Embajada de Italia, de los Consulados, del Instituto Italiano de Cultura y del Instituto Italiano para el Comercio Exterior (gracias por otro año de trabajo juntos, y gracias, Narda),

Señores Presidentes y miembros de la Cámara de Comercio Venezolano-Italiana, de la sociedad Dante Alighieri, de los Comites, del CGIE, de las Casas Italia, Centros Ítalos, de las otras asociaciones regionales italianas, de las escuelas italianas, señores cónsules honorarios,

Señores empresarios, profesionales, intelectuales, artistas, editores, músicos, amigas y amigos de los medios de comunicación,

Amigas y amigos venezolanos,

Cari connazionali:
O buon Appollo, a l’ultimo lavoro
fammi del tuo valor sì fatto vaso,
come dimandi a dar l’amato alloro.

Con alguna vergüenza me permito tomar a préstamo la invocación de Dante que abre el Paradiso, advirtiendo, aunque en un contexto diferente, el peso enorme de pronunciar mi último discurso para la celebración de la Fiesta de la República Italiana en Caracas: o buen Apolo, hazme capaz de tu valor para esta última obra, así como tú pretendes para entregar el deseado laurel.

No será un laurel lo que yo buscaré recibir hoy en día, si bien la capacidad de vencer la conmoción que indudablemente me aferra y a la vez hacer un balance de estos años y como si nunca faltara, celebrar el día en el cual los italianos festejamos la República como forma de gobierno.

Cuando Dante se encontraba en apuro, buscaba un refugio ideal en su padre putativo, Virgilio; yo he hecho lo mismo tantas veces con los amados clásicos, y de manera especial, cuando se trata del Día de la República Italiana, acudiendo a Cicerón: Est igitur res publica res populi, la república es la cosa del pueblo, elegir el sistema republicano fue para el pueblo italiano el 2 de junio de 1946 el gesto colectivo que concluyó la liberación del nazi-fascismo, que coronó el proceso  del risorgimentoabierto en la primera mitad del siglo XIX, o, de manera ideal, ya con las obras de Dante Alighieri o con la canción Italia mia de Petrarca, escrita justo en 1345, seis siglos antes de la liberación de nuestra península al terminarse la segunda guerra mundial:

Italia mia, benché ’l parlar sia indarno
a le piaghe mortali
che nel bel corpo tuo sì spesse veggio,
piacemi almen che’ miei sospir’ sian quali
spera ’l Tevero et l’Arno,
e ’l Po, dove doglioso et grave or seggio.

O mi Italia, si bien las palabras sean vanas
frente a las llagas mortales
que tantas veo en tu cuerpo bello,
me gustaría por lo menos que mis suspiros sean los
que esperan el Tíber y el Arno
y el Po, donde ahora triste y doliente estoy.


Fue la lucha del antifascismo la que curó las llagas mortales de Italia de las cuales habla Petrarca, fue la voluntad firme del pueblo, expresada a través del instrumento del referéndum y con la participación por primera vez de las mujeres, la que devolvió dignidad al país y permitió un año después escribir palabras finalmente ya no vanas, sino hermosas y efectivas, las que conformaron la Constitución Italiana.

Hemos celebrado cinco veces juntos la Constitución italiana, en este mismo patio, y el año pasado su maravilloso septuagésimo.

Han sido más que cuatro años en esta tierra tan hermosa, más que cuatro años de sentimientos y sensaciones intensas, a veces difíciles a sostener, pero nunca hubo un día pasado en vano, un paisaje descubierto sin que despertara pasión, una arquitectura que no suscitará admiración, una mirada cruzada sin que la otra persona no dejará una huella imborrable.

No sé cuánto yo haya logrado, en estos cuatro años. Sé que ni yo ni mis colegas y colaboradores hemos ahorrado esfuerzos, hemos dejado de meter hasta el último gramo de nosotros mismos en el plato sobre la pesa que calcula nuestros gestos y sus consecuencias. Hemos sufrido junto con el pueblo venezolano, alternando esperanzas y decepciones, creyendo cada día en una solución que devolviera paz, que devolviera convivencia, que devolviera democracia e instituciones, que a través de los mismos métodos constitucionales y electorales que en 1946 devolvieron Italia a los italianos pudiese hoy devolverle Venezuela a los venezolanos.

Hemos trabajado y tenido momentos de felicidad, de unión, de integración, de celebración con el pueblo venezolano y por supuesto con los italianos de Venezuela. Hemos compartido avances, progresos, derrotas y dificultades, pero siempre con la absoluta conciencia de nuestros deberes, de nuestra misión: me toca hoy pedirles disculpa a quien no ha recibido toda la atención o todos los resultados que esperaba y asegurarles que nunca, en ningún momento, esto se debió a falta de voluntad.

Cuán grande, profundo, auténtico sea el vínculo entre Venezuela e Italia tuve la suerte y el privilegio no solo de decirlo, sino y sobre todo de vivirlo cada día en estos cuatro años y más: hasta paseando con cientos de amigos en la Avenida Victoria o en la Carlota para respirar juntos la italianidad que emanaba de los edificios, y por supuesto en la villa en el Cerrito de Gio Ponti, y en las páginas de tantos libros editados, delante de las imágenes de los cuadros de los pintores italianos, desde Giotto hasta Caravaggio, o en las imágenes del neorrealismo o de los rostros de los héroes enigmáticos de Sergio Leone, enormes en las pantallas del cine en el Trasnocho o en la plaza de Chacao; o escuchando las notas de Monteverdi con la Camerata, de Verdi o Puccini en el Sistema o de Vivaldi con el Mozarteum, y perdiéndonos en las instalaciones de siete artistas italianos y catorce venezolanos en la gran reseña de arte contemporáneo que llamamos Disio, una vez más persiguiendo a Dante:

Era già l’ora che volge ’l disio ai navicanti
e ‘ntenerisce ‘l core lo di’ c’han detto ai dolci amici addio.

Este mestizaje fecundo entre Venezuela e Italia lo he visto y respirado cada vez que he visitado una empresa italiana, incluso cuando se trataba de enfrentar dificultades, o en los encuentros con la comunidad de los conciudadanos en Caracas, Maracaibo, Valencia, Valera, Mérida, Barquisimeto, Maracay, Puerto Ordaz, Margarita.

A los italianos de Venezuela, a los europeos de Venezuela, a los venezolanos, quiero decir que tienen delante de sí un futuro esplendoroso, y que deseo de alguna manera ser parte de él, aunque como privado ciudadano, como amigo, como huésped.

A los colegas y colaboradores de la embajada, del consulado general, del consulado, del instituto de cultura, a los carabineros, quiero decir gracias, decirles que sin ellos, cada uno de ellos, no hubiera podido hacer nada, y que en cualquier parte del planeta siempre estaré para ustedes.

Jorge Luis Borges sostenía que Dante escribió la obra más bella de la literatura universal solamente para volver a ver a Beatriz sonreír de nuevo. Lo recordarán, es el canto XXX del Purgatorio:

Sovra candido vel cinta d’uliva
donna m’apparve, sotto verde manto
vestita di color di fiamma viva,

con los colores de la bandera italiana, blanco cándido, verde, rojo. Lo que esperamos es volver a ver esta otra mujer, nuestra querida Venezuela, sonriendo. Sin embargo en ese mismo momento en el cual encuentra a Beatriz Dante se descubre huérfano, pues de repente Virgilio desaparece:

Ma Virgilio n’avea lasciati scemi
di sé, Virgilio dolcissimo patre.

Temo encontrarme ahora en esta misma condición, huérfano de este maravilloso país donde me encontré, pese a tantas dificultades y a menudo tragedias, como en presencia de un padre o de una madre.

En este 2019 no solamente celebramos los quinientos años del genio renacentista y universal de Leonardo, también los doscientos del Infinito de Giacomo Leopardi: y como Leonardo nunca quiso aceptar límites a la inteligencia humana, desafiando la Creación a través del conocimiento y del atrevimiento, hasta perder la Batalla de Anghiari, según Rubens el a fresco más hermoso de la humanidad, desaparecido en pocos años porque Leonardo no pudo conformarse con la técnica vigente y pretendió experimentar a costas de perderlo todo, así en la mente de Leopardi, el gigante que desafiaba la crueldad de la natura resistiendo como la retama en el Vesubio, como la humanidad frente a los insultos del destino, se abría el infinito, sobre un cerro, tras un seto, haciendo del horizonte un espacio de silencios sobrehumanos y de hondisima quietud, transformando el viento en el recuerdo de las voces y en la prefiguración de la eternidad, hasta que naufragar en el mar del infinito era cosa dulce:

Sempre caro mi fu quest’ermo colle,
e questa siepe, che da tanta parte
dell'ultimo orizzonte il guardo esclude.
Ma sedendo e mirando, interminati
spazi di là da quella, e sovrumani
silenzi, e profondissima quiete
io nel pensier mi fingo, ove per poco
il cor non si spaura. E come il vento
odo stormir tra queste piante, io quello
infinito silenzio a questa voce
vo comparando: e mi sovvien l'eterno,
e le morte stagioni, e la presente
e viva, e il suon di lei. Così tra questa
immensità s’annega il pensier mio:
e il naufragar m’è dolce in questo mare.

Dulces amigos, les extrañaré:

Era già l’ora che volge ’l disio ai navicanti
e ‘ntenerisce ‘l core lo di’ c’han detto ai dolci amici addio.


Qué viva Venezuela

Qué viva la Unión Europea

Qué viva Italia

Y arrivederci.
 

Silvio Mignano
Embajador de Italia en Venezuela

.

 

Read 544 times Last modified on Martedì, 04 Giugno 2019 21:59

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Utenti Online

Abbiamo 761 visitatori e nessun utente online