ANNO XV Marzo 2021.  Direttore Umberto Calabrese

Mercoledì, 26 Giugno 2019 18:29

Adiós a la diva del escote Murió Isabel Sarli a los 83 años, fue ícono del cine erótico

Written by 
Rate this item
(0 votes)
Isabel Sarli, en la década del 50. La argentina fue ícono del cine erótico de Latinoamérica Isabel Sarli, en la década del 50. La argentina fue ícono del cine erótico de Latinoamérica

La actriz argentina Isabel Sarli, indiscutido símbolo sexual del cine argentino del siglo XX, falleció hoy a los 83 años tras sufrir una serie de recaídas después de una cirugía de cadera. Se encontraba desde el 26 de mayo en el Hospital Central de San Isidro, cuyo parte médico indicó hoy que sufrió un paro cardiorespiratorio. Su salud se había agravado después del 18 de marzo, cuando se cayó mientras intentaba levantarse de su cama y se quebró la cadera izquierda, por lo que fue sometida a una cirugía el 22 de ese mes.


Previamente, había sufrido una neumonía y se encontraba tomando antibióticos por lo que permaneció hospitalizada, a pesar de que había evolucionado de modo favorable tras la cirugía. Fue dada de alta el 3 de abril pero el pasado 26 de mayo debió ser ingresada nuevamente al hospital ya que la actriz presentaba, según el informe médico, "un cuadro de sepsis (infección) urinaria, que evolucionó con cuadro de shock séptico, requiriendo asistencia respiratoria y soporte hemodinámico". Su estado se complicó y el 28 de mayo fue trasladada a cuidados intensivos.
Hilda Isabel Gorrindo Sarli, más conocida como "la Coca Sarli", tanto en Argentina como en América Latina, fue el prototipo de la belleza argentina: morocha, exuberante y sexy.
Al menos dos generaciones de hombres soñaron con ella, algo que jamás esperaba cuando en 1955 se consagró como Miss Argentina. El cetro se lo había pasado Ivana Kislinger, rubia de ojos claros, acorde a las aspiraciones europeizantes locales de la época. Sin embargo, se imponía un nuevo tipo de belleza: el de esa joven con curvas, de cabello y ojos oscuros, que dejó sin aliento hasta al entonces presidente argentino, Juan Domingo Perón, quien pidió conocer a esa chica que "representaba a la belleza argentina".
Había recorrido varios sinsabores hasta lograr esa corona.
Nació en Concordia, en la provincia argentina de Entre Ríos (litoral), el 9 de julio de 1935. Cuando su padre abandonó a la familia y su hermano falleció, a los cinco años, el vínculo con su madre, María Elena, se hizo asfixiante. La pobreza las siguió hasta Buenos Aires pero salieron adelante.
Cuando terminó la escuela, Isabel consiguió trabajo como secretaria y en 1953, con solo 18 años, se casó para librarse de su madre, tal como relataría décadas más tarde. Eso explica la corta duración del matrimonio, apenas un año. Comenzó a trabajar en publicidad, un puente que la llevó al concurso de Miss Argentina.
Su arrolladora belleza no pasó inadvertida para el actor, productor y director de cine Armando Bó, que la convocó para una película en 1957. Estaba casado -algo que le había advertido su madre- y le llevaba dos décadas pero se produjo un chispazo que devino en una de las más apasionantes y controvertidas historias de amor del "jet set" local. En 1958 se estrenó "El trueno entre las hojas", protagonizada por Bó y Sarli, con guión escrito por Augusto Roa Bastos, basado e su cuento "La hija del ministro". La película estaba ambientada en Paraguay y retrataba una huelga en un aserradero.
Con 21 años, Sarli ganó fama internacional al protagonizar el primer desnudo frontal en el cine argentino: salía caminando de un lago en una escena que Bó le había asegurado que la tomaría desde lejos. Un engaño que la debutante actriz se cobró tirándole un cenicero por la cabeza al director. Y cuando se estrenó el film, al ver la escena, la madre de Sarli la retó terriblemente en público. Fue un éxito de taquilla que llevó la figura de Sarli fuera de los límites del país.
De hecho, a principios de los '60, la edición estadounidense de la revista Playboy la bautizó "La bella salvaje de las pampas" en una producción fotográfica de cuatro páginas, algo inédito para una figura no europea ni estadounidense.
Lo demás, es historia: Sarli y Bó formaron una pareja explosiva dentro y fuera del cine. Rodaron 28 películas, en distintos escenarios del país y también en México y Brasil. Él siempre estuvo casado pero mantuvo un gran amor con la actriz hasta el día de su muerte.
"Carne" (1968) -en la que se le atribuye la frase que nunca dijo: "¿Qué pretende usted de mí?"-; "Fuego" (1969); "Fiebre" (1971) e "Insaciable" (1976) son algunos de los títulos de la dupla que creó el "sexploitation" argentino. Un escándalo para los años '60. Al mismo tiempo que "la Coca" devenía en ícono sexual y popular y sus películas se veían a salas llenas, llegaron las críticas demoledoras desde los círculos intelectuales y la censura. Incluso, Bó llegó a modificar algunas tomas para eludir las tijeras de los censores: rodaba de un modo para la versión que se estrenaría en Argentina y de otro, más subido de tono, para la extranjera. "En 'Fiebre', yo tenía que revolcarme desnuda en la alfalfa.
Armando me decía: 'Coca, vos ahora te sentís yegua. ¡Tenés que comer alfalfa, vamos, comé alfalfa! Después filmamos otra, para la Argentina, en la que yo me retorcía entre gasas blancas. Para la versión nacional yo era una señora desesperada entre tules.
Para la del exterior era una yegua que comía alfalfa", resumió alguna vez la actriz.
Lo cierto es que "la Coca" permanecerá por siempre en el imaginario argentino y latinoamericano como la diva con el escote más convocante del mundo. (ANSA).

Read 594 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Utenti Online

Abbiamo 1044 visitatori e nessun utente online