ANNO XIII Ottobre 2019.  Direttore Umberto Calabrese

Giovedì, 27 Giugno 2019 15:58

El vino y una experiencia casi espiritual A 1.850 metros y al interior de un cerro, un lugar casi místico

Written by 
Rate this item
(0 votes)
La bodega a mayor altura de Chile. En el interior de un cerro, experiencia casi religiosa La bodega a mayor altura de Chile. En el interior de un cerro, experiencia casi religiosa

A 1.850 metros sobre el nivel del mar se encuentra la bodega de vinos a mayor altura de Chile, en medio de un cerro, donde todo está diseñado para vivir una experiencia casi espiritual.

Una mujer, Helia Rojas, originaria de Pisco Elqui, está a cargo de toda la administración de Viñedos de Alcohuaz, el último pueblo del valle de Elqui, la tierra de la poetisa Gabriela Mistral y de los cielos más limpios del Planeta, unos 500 kilómetros al norte de Santiago.
Con un rostro típico de esta zona y una suavidad que no oculta su energía y vigor, supervisa todo, ve las salidas de los vinos y despacha hacia, principalmente, Brasil, el gran mercado.
Son 22 hectáreas de uva para vino y 33 para pisco. "Nosotros estamos en la bodega, la más alta de Chile, a 1.850 metros de altura y las plantaciones se ubican entre 1.650 a 2.200 metros de altura. Se cosecha todo a mano, prácticamente no se tiene mecanización, por la pendiente que se tiene en los cerros", dice a ANSA con una voz dulce y su rostro siempre sonriente. Explica que el proceso que "comienza con el corte de uva, a los grados exactos, lo cual requiere de muchos análisis del enólogo, Marcelo Retamal, y él dice el momento exacto para cortar". Se procesa la uva y después pasa a la galería de piedra, unas piscinas impresionantes, que "es donde se vinifica la cepa, aproximadamente 10 días, y ahí sale el vino terminado y lo llevamos a los lugares de guarda".
Ante la impresión de los visitantes, Helia detalla que el vino puede ir a una enormes "barricas de cemento con forma de huevo".
"Nosotros los usamos porque con el clima que tenemos acá la oxidación térmica es grande entre el día y la noche, y no es bueno para el vino los cambios de temperatura, por lo que ahí se mantiene y se conserva las 24 horas a una buena temperatura". Describe además que con la forma cónica, "el huevo tiene un movimiento imperceptible que funciona con la luna, así como las mareas, entonces si vacías un huevo de estos no queda nada, no se aconcha, porque tiene un movimiento imperceptible que no se ve, pero que nosotros hemos comprobado". Las botellas de vinos, que no van al área comercial, se guardan en una cava, que contiene la historia de los vinos. "Este es un lugar especial, casi espiritual, ahí vamos guardando todos los años una cierta cantidad para tener una "biblioteca de los vinos", el día de mañana, de aquí a 100 años quieran abrir un Rhu 2011 vean cómo ha evolucionado los vinos".
La cava está ubicada en la misma bodega pero al interior del cerro, "por lo que están a muy buena temperatura para mantener los vinos" y en las murallas se puede palpar el granito. Helia explica que la mayoría de los suelos de la viña son granito y el piso cuenta con gran cantidad de quarzo, que ayuda a mantener la temperatura- "y a la vez las buenas energías y buenas vibras".
Aclaró que "es un quarzo de acá del valle, porque el que se tiene en Alcohuaz es leñoso, no tan transparente. La idea de este quarzo es que mantenga la energía del lugar, la temperatura y la belleza".
Helia, nacida y criada en Pisco Elqui, lleva 38 años casada, "con mi marido trabajábamos en el proyecto y él quedó a cargo de la bodega, y yo del campo. Pero él acaba de renunciar". Ninguno de los dos tiene formación académica. "Todo se ha ido aprendiendo en el hacer" e intentado disimular el mérito, acota que "por familia, fuimos criados en zona pisquera pero para el vino fue todo bueno, aprendí con el patriarca, como le llamo yo a Alvaro Flaño, que fue el señor que llegó a invertir en 2005 y confió en nosotros".
Actualmente a cargo del proyecto está Patricio Flaño, que es el artista que diseñó la bodega y las etiquetas. Consultada por ANSA por la fórmula para el éxito de este proyecto, ríe y dice "que le han puesto todo el corazón, desde la parte inversionista hasta los que trabajamos, los enólogos, la parte comercial, todos le colocamos un granito de arena y tratamos de que esto funcione lo mejor posible".

En todo el proceso llegan a trabajar 22 personas para la cosecha de la uva, "que es difícil, por el terreno, pero la misma gente que cosecha la uva muchas veces pasa a la mesa a procesar". "El vino es algo delicado, entonces lo hacemos con la gente del campo", advierte. (ANSA).
  

Read 126 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Le Vignette di Paolo Piccione

…questo non è amore 2018”… e Pinocchio

 

Utenti Online

Abbiamo 1142 visitatori e nessun utente online

 

Agorà Magazine aderisce all'appello #iostoconvanessa