ANNO XIV Novembre 2020.  Direttore Umberto Calabrese

Venerdì, 20 Marzo 2020 21:01

Grosseto, Capalbio y la Maremma

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Grosseto es la ciudad capital de la provincia homónima, en la Toscana, Italia. La ciudad se encuentra a unos catorce kilómetros del mar Tirreno. Tiene una población de 81 308 habitantes (30 de junio de 2010), lo que la convierte en la ciudad más populosa de la Maremma.

El municipio de Grosseto incluye las fracciones de Marina di Grosseto, Roselle, Principina a Mare, Principina Terra, Montepescali, Braccagni, Istia d'Ombrone, Batignano, Alberese y de Rispescia.

Destacan su catedral, de finales del siglo XIII, y las murallas de la ciudad, que se remontan al siglo XVI.

Los orígenes de Grosseto se remontan a la Plenitud de la Edad Media. Se mencionó por primera vez en 803 como un feudo de los Condes Aldobrandeschi, en un documento que registra la asignación de la iglesia de San Jorge a Ildebrando degli Aldobrandeschi, cuyos sucesores fueron condes de la Marca Grossetana hasta el final del siglo XII.

Grosseto creció en importancia, debido a la declinación de Rusellae y Vetulonia hasta que fue una de las principales ciudades toscanas. En 1137 la ciudad fue sitiada por las tropas alemanas, conducidas por el duque Enrique X de Baviera, enviado por el emperador Lotario II para restablecer su autoridad sobre los Aldobrandeschi. Al año siguiente, el obispado de Roselle fue trasladado a Grosseto.

En 1151 los ciudadanos juraron lealtad a la República de Siena, y en 1222 los Aldobrandeschi dieron a los Grossetani el derecho de tener su propio podestà, junto con tres concejales y cónsules. En 1244 la ciudad fue reconquistada por los sieneses, y sus poderes, junto con todos los privilegios imperiales de Aldobrandeschi, fueron trasladados a Siena por la orden del Vicario imperial. Después Grosseto compartió la fortuna de Siena. Se convirtió en un bastión importante, y la fortaleza (rocca), las paredes y bastiones todavía se puede ver.

En 1266 y en 1355, Grosseto trató en vano de ganar la libertad de la soberanía de Siena. Mientras que los partidos Güelfos y gibelinos lucharon por el control de esa ciudad, Umberto y Aldobrandino Aldobrandeschi intentaron recuperar Grossetto para su familia. Sin embargo, los ejércitos de Siena fueron victoriosos, y en 1259 nombraron un podestà de su ciudad. Pero Grosseto ganó su libertad y en el año siguiente y luchó junto a las fuerzas florentinas en la batalla de Montaperti.

Durante los 80 años siguientes, Grosseto volvió a ser ocupado, devastado, excomulgado por el papa Clemente IV, liberado en una república dirigida por María Scozia Tolomei, situada por el emperador Luis IV y por el antipapa Nicolás V en 1328, hasta que finalmente sometió a su más poderoso Vecino, Siena.

La Peste negra de 1348 golpeó fuertemente a Grosseto y en 1369 su población se había reducido a unas cien familias. Su territorio, por otra parte, fue frecuentemente devastado, especialmente en 1447 por Alfonso V de Sicilia y en 1455 por Jacopo Piccinino.

La regla de Siena terminó en 1559, cuando Carlos V entregó todo el ducado a Cosme I de Médici, primer gran duque de Toscana. En 1574 se inició la construcción de una línea de muros defensivos, que todavía hoy están bien conservados, mientras que la llanura pantanosa circundante fue drenada. Grosseto, sin embargo, siguió siendo un pueblo menor, con solo 700 habitantes a principios del siglo XVIII.

Bajo el gobierno de la Casa de Lorena, Grosseto floreció. Se le dio el título de la capital de la nueva provincia de Maremma.

Capalbio y la Maremma

Cala Violina

Aguas cristalinas y costas en gran parte salvajes, campos que acogen al que busca el relax lejos del intenso ritmo de la ciudad, pueblos que ascienden por las paredes rocosas y una cocina invitante que recoge la tradición gastronómica local: son estas algunas de las razones que hacen de la Maremma un lugar apreciado tanto por italianos como por extranjeros. Lugar ideal para el que ama la naturaleza, la Maremma es una localidad que hay que descubrir, a pie, en bicicleta o incluso a caballo.

La historia
La Maremma surge en el mar Tirreno, entre Toscana y Lacio, más concretamente entre Tarquinia y Cecina, en la provincia de Livorno, como aparece citada en el III Canto del Infierno de Dante: “No son tan ásperas y espesas las selvas donde habitan las fieras que talan los sitios cultivados que hay entre el Cecino y Corneto”
Los primeros testimonios históricos se remontan al período etrusco y romano cuando surgieron las importantes ciudades de Tarquinia, Populonia, Cosa y Vetulonia, de las que se han conservado huellas importantes desde el punto de vista arqueológico.

Un paraíso natural
Hoy en día, el aspecto de la Maremma es fruto de las obras de saneamiento realizadas en los años 30.
Estas zonas, en su día pantanos,  están protegidas por largos tramos de 
reserva natural  (en la actualidad, sólo en la provincia de Grosseto se encuentran 13 reservas naturales, además de los varios Oasis del WWF) con una infinidad de variedades de flora de fauna y de rincones de gran belleza.
Entre los lugares más evocadores se encuentra la amplia ensenada del golfo de
Follonica, con las espléndidas playas de Cala Martina, Punta Ala y Cala Violina; las playas de Castiglione della Pescaia, antiguo centro de pescadores que surge a los pies del castillo aragonés del que toma el nombre, las de Marina de Grosseto y Talamone, bella localidad sobre el mar. Más al sur surge la encantadora laguna de Orbetello, famosa por su arena dorada, por las playas de la Feniglia y de la Giannella y por los maravillosos encuentros de tierra y mar: de frente se perfila en el mar el verde promontorio de Argentario, destino vacacional exclusivo, con Porto Ercole y Porto Santo Stefano de donde parte el ferry hacia la Isla del Giglio y la de Giannutri.
Prosiguiendo hacia el sur, a 12 kilómetros de la frontera con Lacio, se llega al salvaje litoral de
Capalbio, lugar de vacaciones de los emperadores, familias nobiliarias y clases altas en los tiempos de los romanos. Hoy, el burgo medieval de Capalbio, con su característico centro histórico rodeado por la muralla desde el que se disfruta de una maravillosa vista panorámica del valle, es un destino de vacaciones sumamente apreciado que permite  a los visitantes “viajar” al pasado. Poco después de los límites regionales se encuentran el Parque Natural Arqueológico de Vulci Tarquinia, cuya necrópolis ha sido incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Lo que hay que hacer
Con sus 160 km de largo, la costa de Maremma ofrece una intensa vida de vacaciones en el mar con diversiones y entretenimientos para los turistas de todas las edades; se puede,  por ejemplo, alquilar barcas de vela o de motor, practicar windsurf, esquí acuático y pesca submarina.
El maravilloso promontorio del
Monte Argentario, con sus calas y bahías, algunas de ellas accesibles sólo a través del mar, es considerado por los amantes del submarinismo como uno de los tramos de la costa italiana más interesantes por la riqueza de sus fondos marinos.
El que visita la
Maremma puede  asistir a los espectáculos de los “Butteri” (una especie de cowboys del lugar, pastores a caballo de las vacas de la zona), que se exhiben con motivo de las ferias y fiestas de la zona y en eventos nacionales e internacionales.
La Maremma, junto con
Saturnia, es además un punto de referencia para los amantes de las termas y del bienestar.

Read 401 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Utenti Online

Abbiamo 1163 visitatori e nessun utente online