ANNO XVIII Marzo 2024.  Direttore Umberto Calabrese

Venerdì, 14 Ottobre 2022 18:10

Ignazio La Russa, presidente del Senado

Written by 
Rate this item
(0 votes)
Ignazio La Russa, al frente del nuevo Senado italiano Ignazio La Russa, al frente del nuevo Senado italiano

Electo con votos de la oposición. 

Ignazio La Russa, uno de los exponentes históricos de la extrema derecha italiana, es el nuevo presidente del Senado y su elección divide a la mayoría y también a la oposición.
Desafortunadamente, para el líder de La Liga, Matteo Salvini, quien definió la votación para la presidencia de la Cámara Alta como "una oportunidad para mostrar solidaridad, lealtad y unidad".
El otro candidato, Roberto Calderoli, de hecho, había anunciado a primera hora de la mañana que daría un paso al costado para ayudar a la centroderecha y al país.
Los parlamentarios de Forza Italia, en una sorpresiva reunión con Silvio Berlusconi y Licia Ronzulli en la sala de gobierno, decidieron a último momento no votar en la primera convocatoria. Pero La Russa pasó de todos modos 116 votos favorables.
Las cuentas se hicieron rápidamente. Los senadores de Hermanos de Italia son 66, los de la Liga 29 y 2 los Moderados.
Así, en total, son 97 votos, a los que hay que sumar los de Cavaliere y de la presidenta saliente del Senado, Elisabetta Casellati, que en todo caso decidirán si acuden a la segunda convocatoria.
Con ellos, se llega 99, excluyendo a los otros 16 jugadores de Forza Italia que eligieron no votar. Para llegar a 116, por lo tanto, algún otro grupo debe haber intervenido en ayuda del partido de Giorgia Meloni. Y la búsqueda del "culpable" comenzó de inmediato.
Matteo Renzi, senador por Italia Viva, fue señalado de inmediato por los reporteros que asediaban el Salón Garibaldi en el Palacio Madama (sede del Senado), como el principal responsable, pero lo negó, aunque con una sonrisa en los labios.
"Si hubiéramos sido nosotros, en primer lugar, lo habríamos dicho y entonces hubiésemos pedido algo a cambio..", sostuvo.
Pero quienes señalaron que también está sobre la mesa el tema de las vicepresidencias de las cámaras y que un posible "trueque" pudo haber estado en el punto, destacaron que para tener una vicepresidencia para el Tercer Polo también deberían estar de acuerdo con el Partido Demócrata (PD) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), y esto "nunca lo harán".
Sin embargo, aunque los nueve parlamentarios del Tercer Polo hubieran votado de forma compacta por La Russa, quedan otros 8 votos más de los que nadie quiere asumir la paternidad.
Efectivamente, 7 porque Mario Borghese del Movimiento Asociativo Italianos en el Exterior (Maie) se declaró culpable al admitir que votó por el senador de FDL.
"Cualquiera en la oposición que haya votado a favor de La Russa no entiende nada de política", dijo tajante Dario Franceschini, del PD.
El M5S también negó toda hipótesis de implicación. El hecho es, sin embargo, que un cuarto de hora antes de la llamada, se vio a Renzi y a Franceschini recluidos en un rincón del Salón Garibaldi conversando intensamente durante varios minutos.
Otro dato, es que la mayoritaria parte "incompleta, perdiendo piezas", es decir, sin los votos de Forza Italia (FI), como lo señaló un senador de la Liga que se desahogó por teléfono, inmediatamente después de la votación.
"En cualquier caso, hicimos un papel de mierda, otra que demostración de unidad", se quejó.
"En realidad - dijo un peso pesado de Hermanos de Italia que pidió permanecer en el anonimato - la historia también se puede leer de otra manera y es que de la oposición se puede decir todo, excepto que es compacta y leal. En la primera prueba, no solo se dividen, sino que ni siquiera tienen el coraje de confesarlo".
En tanto, La Russa, que durante la convocatoria había tenido una pelea con Berlusconi en la Cámara, inmediatamente después de ser elegido, agradeció a todos, incluso a los que lo votaron por "fuera de la mayoría".
Luego, pronunció un discurso en el que citó al Papa, al expresidente Sandro Pertini, al comisario Luigi Calabresi (implicado, aunque nunca fue juzgado, en la muerte del anarquista Giuseppe Pinelli, ndr), al político Pinuccio Tatarella (se desempeñó como viceprimer ministro en el primer gabinete de Silvio Berlusconi, de 1994 a 1995, ndr), a los militares comprometidos en Afganistán ya Liliana Segre, que presidía la asamblea como senadora vitalicia.
El discurso de Segre fue, sin duda, una de las notas salientes de la jornada y fue aplaudido con varias ovaciones, de pie.
Incluso cuando mencionó la Shoah y cuando recordó que "con motivo del centenario de la Marcha sobre Roma, que dio inicio a la dictadura fascista, le corresponde a alguien como yo", víctima de las leyes raciales, "asumir temporalmente la presidencia de este templo de la democracia que es el Senado de la República".
La publicación online Páginas Judías definió como "inquietante el relevo entre una mujer perseguida en su juventud por el nazi-fascismo y una figura política que creció en los círculos de la extrema derecha neofascista, un pasado con el que no parece haber saldado las cuentas.
La Russa, alcanzando a Segre en el asiento más alto para el traspaso, le llevó un ramo de rosas blancas y le estrechó la mano, sonriente.
Mientras tanto, hubo tercera "fumata negra" en la Cámara de Diputados para la elección de presidente del cuerpo.
Pero la noche, dijo Lorenzo Fontana, estrecho colaborador de Salvini, quien lo había propuesto para ese sillón, "trae consejos".
Lo único seguro, de momento, declaró Berlusconi, es que aquí termina su pulseada para llevar a la diputada de FI Licia Ronzulli al equipo de gobierno.
"Esto no es bueno, porque es un error vetar", agregó. (ANSA).

Read 783 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Utenti Online

Abbiamo 895 visitatori e nessun utente online