ANNO XVIII Febbraio 2024.  Direttore Umberto Calabrese

Lunedì, 17 Aprile 2023 23:08

Terracina

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Terracina es un municipio de 43 077 habitantes de la provincia de Latina, en Italia. Conserva numerosos monumentos de su pasado romano y medieval y es una localidad balnearia frecuentada. 

Terracina es un antiguo pueblo que se eleva sobre el mar, en la ruta de la Vía Francigena del Sur. Acoge a sus visitantes con su ambiente antiguo y marinero y con su cálida hospitalidad y su encantadora cocina. Basta con subir a la plaza central para ver inmediatamente los dos símbolos de la ciudad. El mar, inmenso y brillante, y el Templo de Júpiter Anxur, parte de un complejo monumental que formaba la acrópolis, situado en el Monte Sant'Angelo. Desde aquí la vista es espectacular, acariciando el golfo, las islas Pontinas, y a veces hasta Ischia y Capri. Alrededor de todo esto, la fuerza del mar, que se respira a través de los callejones, llena el aire y se insinúa en cada detalle, como en las decoraciones de la iglesia de San Cesareo. Aquí el mosaico del pórtico representa un antiguo tema marinero y tal vez narra el viaje de los cruzados sobre el inmenso mar. O tal vez habla de la actualidad, de la vida frente a las olas interminables.

Terracina fue una ciudad de los volscos. En 406 a. C. fue asaltada por los romanos. Los romanos la perdieron en 402 a. C. y la recuperaron en 400 a. C. En 397 a. C. los Volscos lo atacaron de nuevo, pero sin éxito. Por último, fue asegurado con el establecimiento de una colonia de ciudadanos romanos en 329 a. C.

En el año 312 a. C. pasó por allí la vía Apia, que ligaba Roma con Capua y la ciudad creció en importancia, comenzando a expandirse por la llanura, junto con la explotación agrícola del territorio, mientras la ciudad más antigua fue transformándose progresivamente en zona monumental.

Terracina en los Estados Pontificios y las incursiones sarracenas

En los siglos VIII y IX formó parte del naciente estado papal y se vio afectado por la fundación de algunas iglesias y monasterios urbanos y santuarios de los mártires fuera de la ciudad.

Una de las columnas del pórtico de la catedral de San Cesareo tiene grabada una inscripción: "Mundificatus est for iste tempore domini Georgii consul et dux". Pertenecería al periodo comprendido entre el 730-740 d.C. en el que el duque de Nápoles era Giorgio, un importante testimonio de cómo la iglesia ha sufrido muchos cambios en comparación con su estado actual. También es indicativo que la ciudad de Terracina quedó en disputa entre el Papado de Roma y los lombardos de Nápoles.

Las milicias del papa Adriano I, de hecho, aún en el 778 rechazaron el intento de ocupar la ciudad liderado por el bizantino Gaeta aliado al ducado lombardo de Benevento hasta que consiguieron llevar a cabo el saqueo. Gregorovius, de hecho, que "la ciudad griega de Terracina fue tomada con las armas".

Sin embargo, con la crisis del imperio carolingio y el desprestigio de la autoridad papal, Terracina y la costa gaetana fueron objeto de violencia y saqueos por parte de piratas árabes. En 883 la ciudad fue saqueada.

Si bien los siglos de abandono del mantenimiento de las carreteras principales, el trabajo de los bandoleros y las frecuentes incursiones sarracenas habían dificultado el movimiento, la gente volvió a moverse por la antigua ruta Apia. Nacía el sistema viario de la Via Francigene del Sud, que conducía desde Fossanova hacia Fondi atravesando el centro histórico de Terracina

El restablecimiento de la autoridad papal y la disputa con el Reino de Nápoles

El retorno de la autoridad papal bajo la acción de Egidio Albornoz en 1367 trajo también nuevos impuestos y un descontento generalizado, por lo que al estallar el Cisma de Occidente, en 1378, la ciudad se alió con el Conde Onorato I Caetani en interés del poderoso ciudadano Riccardo Rosa.

Tras la muerte de éstos y la caída del condado de Fondi en manos de Ladislao I de Nápoles, en abril de 1400, Terracina siguió resistiendo por sí sola a las tropas combinadas papales y napolitanas, cediendo sólo tras dos meses de negociaciones.

Bonifacio IX devolvió a Terracina el territorio controlado antes de la invasión de los Caetani de Fondi, al que añadió también el Circeo y el Lago de Paola.

En el siglo XV la ciudad formaba parte de los dominios de los reyes de Nápoles Ladislao I y Juana II, pero al regreso del Papa Martín V a la sede papal en Roma fue devuelta al pontífice en 1420.

Un primer intento de Alfonso V de Aragón por tomar posesión del Reino de Nápoles fracasó con la batalla de Ponza el 5 de agosto de 1435 en aguas de Terracina. Perdió la batalla y fue capturado.

El Tratado de Terracina del 14 de junio de 1443, sin embargo, le dio el Reino de Nápoles ya que el Papa lo reconoció como Rey Utriusque Siciliae.

Sin embargo, solo en 1447 Alfonso decidió devolver Terracina (y Benevento) a la autoridad papal, gracias a la intervención diplomática de Ludovico Scarampi Mezzarota, con quien el soberano entablaría amistad.

La disputa entre Aragón y Anjou-Durres continuó e involucró a Terracina y Fondi. La ciudad tuvo momentos de violencia interna, hasta que en 1460 el partido partidario de volver al Papa atacó y se impuso a la facción partidaria de los napolitanos. Por lo tanto, Pío II envió a Antonio Piccolomini y Giovanni Pazaglia para defender a los insurgentes de Terracina.

Las luchas entre las facciones papales, aragonesas y francesas provocaron la decadencia de la ciudad y el fin de la autonomía municipal: la ciudad fue pacificada en 1499 por la intervención del papa Alejandro VI.

Durante la primera mitad del siglo XVIII resurge el fenómeno del bandolerismo, aunque siempre presente en la zona. Canciones populares, anécdotas y relatos periodísticos que relataban sus fechorías, tanto en los Estados Pontificios como en el Reino de Nápoles hasta su captura y sentencia de muerte en 1750 o, según otros, hasta su traición ajusticiada para embolsarse el botín que los Borbones gobierno había prometido por su muerte.

En 1818, el Papa Pío VII firmó el concordato con Fernando I de las Dos Sicilias que sancionó las relaciones con el Reino de las Dos Sicilias y bajo el Papa Gregorio XVI se llevó a cabo la construcción del nuevo puerto del canal.

Durante la República Romana de 1849 el gobierno mazziniano dio gran importancia a Terracina.

Felice Orsini, el futuro asesino de Napoleón III, fue nombrado comisario en la misma ciudad.

En noviembre de 1860, 17.000 soldados borbónicos se rindieron a las tropas papales de la ciudad para no rendirse a las tropas enemigas de Giuseppe Garibaldi, que remontaron la península tras la Expedición de los Mil.

El 14 de septiembre de 1870 la ciudad fue anexada al Reino de Italia.

El 4 de septiembre de 1943 la ciudad fue bombardeada por cuatro aviones aliados.

La ciudad está situada en la campiña pontina en el extremo sur de la propia llanura, al sur del promontorio de Circeo, cerca de la desembocadura del río Amaseno, en la costa del Tirreno (Golfo de Gaeta).

La ciudad se desarrolla a partir de un ramal del Monte Sant'Angelo, donde se encuentra el centro histórico, hasta el paseo marítimo de Circe. El acantilado de Pisco Montano marca claramente el límite sur del pueblo; al sur se abre la llanura de Fondi, al norte la urbanización desciende progresivamente hacia el campo abierto y los pueblos rurales.

En el término municipal discurre el río Portatore, en cuyas aguas desembocan en el último tramo tanto el río Amaseno como el Ufente.

Read 241 times

PIAZZA ITALIA Dicembre 2016 PDF

Utenti Online

Abbiamo 976 visitatori e nessun utente online